La crisis del siglo III

EL CONTEXTO POLÍTICO PRECEDENTE.

Según la Historia Augusta, Septimio Severo mandó ejecutar a numerosos senadores, entre los que se encontraban miembros de la nobleza hispana muy influyentes y ligados a la producción de aceite. Pero todo comenzó en el 193 cuando Clodio Albino, en Britannia, no aceptó el nombramiento de Severo como “augusto” y se hizo proclamar a sí mismo emperador. Severo, viendo la situación, no decidió arremeter contra él (debido a la fuerza de las legiones en Britannia) y dedicó el tiempo, hasta el año 197, a eliminar a sus otros rivales en Roma.

Septimio Severo.

Llegó incluso a reconocer a Clodio Albino como “caesar” ya que había provincias que lo estaban apoyando, entre ellas Hispania. Pero en el año 195, cuando Severo volvía de Oriente, declaró “hostis publicus” a Albino y proclamaba “caesar” a su hijo mayor, Caracalla. Ante esto, los soldados en Britannia proclamaron “augusto” a Albino, el cual controlaba Britannia, la Galia y parte de Hispania.

Representación libre de la batalla de Lugdunum (197 d.C.).

Ambos ejércitos se enfrentaron en el 197 en Lugdunum y tras la derrota de Albino, el emperador Severo implantó un régimen de terror político. A partir de este momento, el ejército adquirió un mayor protagonismo en la vida política de Roma hasta tal punto de que, a partir de este momento, la estabilidad del Imperio dependería del ejército. Severo comenzó a relevar a algunos gobernadores provinciales en Hispania.

EL DEBATE SOBRE LA CRISIS.

Los efectos de la crisis del siglo III se dejaron sentir menos en Hispania que en otras provincias y regiones del Imperio, devastadas por las guerras y las rebeliones. Aun así, los datos referidos a Hispania son también negativos y no hubo prosperidad en ningún momento. Pero sí hubo elementos que se pueden tomar en positivo: militarización, promoción social y política de las élites, nuevas familias aristocráticas…

Además, en los últimos años se han rechazado clásicas teorías que intentaban dar una explicación a la crisis del siglo III, teorías tales como la del esclavismo, la de los tesorillos y la de las invasiones germánicas.

NUEVOS ELEMENTOS DE ANÁLISIS.

El material epigráfico nos demuestra que los hispánicos no quedaron al margen del poder imperial durante los años centrales de la crisis y que en ningún momento se rompió el vínculo con el gobierno. Pero sí es cierto que hubo casos en los que se emitieron monedas emitidas por usurpadores pero el número de monedas de los emperadores legítimos siempre es superior.

Otro tema a analizar es la destrucción de villae, la cual no se corresponde únicamente al área del litoral mediterráneo. Las destrucciones, todas ellas, no pueden ser consideradas efectos de una invasión o invasiones ya que, en el caso de que pueblos germánicos hubiesen invadido Hispania no habría afectado a un área tan extensa. Por lo tanto es preferible atribuir las destrucciones a otras causas: el éxodo urbano que hizo que muchos propietarios modificasen sus haciendas rurales al tener que trasladar su residencia de la ciudad al campo, muchas veces para evadir sus obligaciones fiscales.

Según la interpretación tradicional, muchas ciudades hispánicas se habrían visto afectadas por la inestabilidad política del momento, pero en algunos casos la arqueología ha demostrado que las destrucciones no son tales sino que, como hemos dicho, son remodelaciones del hábitat. Tampoco hay un éxodo total de la ciudad al campo ya que se sigue observando continuidad en el ámbito urbano.

Otro argumento hace referencia a la crisis monetaria. Desde Severo el denario de plata fue objeto de sucesivas devaluaciones por parte de las autoridades imperiales al tener que “aumentar” el sueldo militar. Pero este problema económico no se resolvió ni siquiera con la agresiva política monetaria de Caracalla, el cual introdujo una nueva pieza de plata, pudo frenar la inflación.

La inflación llevó a sucesivas devaluaciones del denario y en época de Galieno, muchas monedas no tenían más que un 5% de plata y no eran más que monedas de bronce con un ligero baño de plata.

Otro elemento a analizar es el de las persecuciones contra los cristianos, en época de Decio y Valeriano, y los bagaudas en época de Diocleciano. Es cierto que las persecuciones contra cristianos son un fenómeno que ocasionó la crisis religiosa de la época, aunque estas persecuciones se remontan a la época de Nerón.

La última oración de los mártires cristianos de Jean-Léon Gérôme (1883).

Aun así, en Hispania los testimonios sobre el cristianismo son muy escasos hasta el siglo III y las persecuciones, en muchos casos, eran por rechazar el culto imperial. Durante la época de Decio no está atestiguada ninguna víctima pero sí durante la época de Valeriano en 258, con los mártires Fructuoso, Augurio y Eulogio.

Cabe mencionar la bagauda galo-hispánica a finales del siglo III, estos bagaudas son revueltas campesinas galo-hispánicas lideradas por personajes galos (Eliano y Amando), los cuales llegaron incluso a acuñar monedas propias.  Aunque toda la información relativa a las bagaudas es muy difusa y de libre interpretación.

EL CAMBIO SOCIAL.

Es en el ámbito social donde se puede ver con más claridad los cambios que ocasionó la crisis del siglo III. Es indudable el ascenso del grupo ecuestre a los cargos de mayor responsabilidad gracias, sobre todo, a Severo pero fue con Galieno cuando los ecuestres reemplazaron a los senadores en el gobierno de las provincias. Así pues, muchas familias de la aristocracia senatorial quedaron relegadas de sus responsabilidades políticas y sociales.

Estos cambios son más notorios en unas provincias que en otras, sobre todo en la Bética y la Tarraconense. Este cambio implicó la sustitución progresiva de unas familias por otras, casi todas ellas de la orden ecuestre.

UN BALANCE.

La crisis del siglo III es ante todo una crisis estructural ya que se generalizó en todos los aspectos del modelo sociopolítico imperial. También hay que tener en cuenta que, a pesar de las convulsiones políticas del momento, el poder imperial se mantuvo en todo momento sin que hubiera ningún momento de “anarquía”, a pesar de que los relevos en el poder imperial fueron más frecuentes que antes. Este relevo se efectuó sobre todo por “acclamatio” pero siempre siguiendo los procedimientos institucionales y todos los emperadores, usurpadores o no, intentaron siempre legitimar su posición.

Así pues, a nivel de evolución imperial el balance negativo es más claro que en otros aspectos. También es muy negativo en lo político y económico, aunque no tanto en lo religioso y social. Sea como fuere, la crisis del siglo III señaló el comienzo de una nueva época.

BIBLIOGRAFÍA.

BRAVO, G. (2011): Nueva Historia de la España Antigua. Alianza Editorial S.A., Madrid. pp. 213-223.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s