La crisis del siglo III

EL CONTEXTO POLÍTICO PRECEDENTE.

Según la Historia Augusta, Septimio Severo mandó ejecutar a numerosos senadores, entre los que se encontraban miembros de la nobleza hispana muy influyentes y ligados a la producción de aceite. Pero todo comenzó en el 193 cuando Clodio Albino, en Britannia, no aceptó el nombramiento de Severo como “augusto” y se hizo proclamar a sí mismo emperador. Severo, viendo la situación, no decidió arremeter contra él (debido a la fuerza de las legiones en Britannia) y dedicó el tiempo, hasta el año 197, a eliminar a sus otros rivales en Roma.

Septimio Severo.

Llegó incluso a reconocer a Clodio Albino como “caesar” ya que había provincias que lo estaban apoyando, entre ellas Hispania. Pero en el año 195, cuando Severo volvía de Oriente, declaró “hostis publicus” a Albino y proclamaba “caesar” a su hijo mayor, Caracalla. Ante esto, los soldados en Britannia proclamaron “augusto” a Albino, el cual controlaba Britannia, la Galia y parte de Hispania.

Representación libre de la batalla de Lugdunum (197 d.C.).

Ambos ejércitos se enfrentaron en el 197 en Lugdunum y tras la derrota de Albino, el emperador Severo implantó un régimen de terror político. A partir de este momento, el ejército adquirió un mayor protagonismo en la vida política de Roma hasta tal punto de que, a partir de este momento, la estabilidad del Imperio dependería del ejército. Severo comenzó a relevar a algunos gobernadores provinciales en Hispania.

EL DEBATE SOBRE LA CRISIS.

Los efectos de la crisis del siglo III se dejaron sentir menos en Hispania que en otras provincias y regiones del Imperio, devastadas por las guerras y las rebeliones. Aun así, los datos referidos a Hispania son también negativos y no hubo prosperidad en ningún momento. Pero sí hubo elementos que se pueden tomar en positivo: militarización, promoción social y política de las élites, nuevas familias aristocráticas…

Además, en los últimos años se han rechazado clásicas teorías que intentaban dar una explicación a la crisis del siglo III, teorías tales como la del esclavismo, la de los tesorillos y la de las invasiones germánicas.

NUEVOS ELEMENTOS DE ANÁLISIS.

El material epigráfico nos demuestra que los hispánicos no quedaron al margen del poder imperial durante los años centrales de la crisis y que en ningún momento se rompió el vínculo con el gobierno. Pero sí es cierto que hubo casos en los que se emitieron monedas emitidas por usurpadores pero el número de monedas de los emperadores legítimos siempre es superior.

Otro tema a analizar es la destrucción de villae, la cual no se corresponde únicamente al área del litoral mediterráneo. Las destrucciones, todas ellas, no pueden ser consideradas efectos de una invasión o invasiones ya que, en el caso de que pueblos germánicos hubiesen invadido Hispania no habría afectado a un área tan extensa. Por lo tanto es preferible atribuir las destrucciones a otras causas: el éxodo urbano que hizo que muchos propietarios modificasen sus haciendas rurales al tener que trasladar su residencia de la ciudad al campo, muchas veces para evadir sus obligaciones fiscales.

Según la interpretación tradicional, muchas ciudades hispánicas se habrían visto afectadas por la inestabilidad política del momento, pero en algunos casos la arqueología ha demostrado que las destrucciones no son tales sino que, como hemos dicho, son remodelaciones del hábitat. Tampoco hay un éxodo total de la ciudad al campo ya que se sigue observando continuidad en el ámbito urbano.

Otro argumento hace referencia a la crisis monetaria. Desde Severo el denario de plata fue objeto de sucesivas devaluaciones por parte de las autoridades imperiales al tener que “aumentar” el sueldo militar. Pero este problema económico no se resolvió ni siquiera con la agresiva política monetaria de Caracalla, el cual introdujo una nueva pieza de plata, pudo frenar la inflación.

La inflación llevó a sucesivas devaluaciones del denario y en época de Galieno, muchas monedas no tenían más que un 5% de plata y no eran más que monedas de bronce con un ligero baño de plata.

Otro elemento a analizar es el de las persecuciones contra los cristianos, en época de Decio y Valeriano, y los bagaudas en época de Diocleciano. Es cierto que las persecuciones contra cristianos son un fenómeno que ocasionó la crisis religiosa de la época, aunque estas persecuciones se remontan a la época de Nerón.

La última oración de los mártires cristianos de Jean-Léon Gérôme (1883).

Aun así, en Hispania los testimonios sobre el cristianismo son muy escasos hasta el siglo III y las persecuciones, en muchos casos, eran por rechazar el culto imperial. Durante la época de Decio no está atestiguada ninguna víctima pero sí durante la época de Valeriano en 258, con los mártires Fructuoso, Augurio y Eulogio.

Cabe mencionar la bagauda galo-hispánica a finales del siglo III, estos bagaudas son revueltas campesinas galo-hispánicas lideradas por personajes galos (Eliano y Amando), los cuales llegaron incluso a acuñar monedas propias.  Aunque toda la información relativa a las bagaudas es muy difusa y de libre interpretación.

EL CAMBIO SOCIAL.

Es en el ámbito social donde se puede ver con más claridad los cambios que ocasionó la crisis del siglo III. Es indudable el ascenso del grupo ecuestre a los cargos de mayor responsabilidad gracias, sobre todo, a Severo pero fue con Galieno cuando los ecuestres reemplazaron a los senadores en el gobierno de las provincias. Así pues, muchas familias de la aristocracia senatorial quedaron relegadas de sus responsabilidades políticas y sociales.

Estos cambios son más notorios en unas provincias que en otras, sobre todo en la Bética y la Tarraconense. Este cambio implicó la sustitución progresiva de unas familias por otras, casi todas ellas de la orden ecuestre.

UN BALANCE.

La crisis del siglo III es ante todo una crisis estructural ya que se generalizó en todos los aspectos del modelo sociopolítico imperial. También hay que tener en cuenta que, a pesar de las convulsiones políticas del momento, el poder imperial se mantuvo en todo momento sin que hubiera ningún momento de “anarquía”, a pesar de que los relevos en el poder imperial fueron más frecuentes que antes. Este relevo se efectuó sobre todo por “acclamatio” pero siempre siguiendo los procedimientos institucionales y todos los emperadores, usurpadores o no, intentaron siempre legitimar su posición.

Así pues, a nivel de evolución imperial el balance negativo es más claro que en otros aspectos. También es muy negativo en lo político y económico, aunque no tanto en lo religioso y social. Sea como fuere, la crisis del siglo III señaló el comienzo de una nueva época.

BIBLIOGRAFÍA.

BRAVO, G. (2011): Nueva Historia de la España Antigua. Alianza Editorial S.A., Madrid. pp. 213-223.

Comentario de obra – La columna de Trajano

La siguiente publicación tiene un objetivo meramente didáctico, como apoyo al estudio de la Historia del Arte a nivel académico desde una óptica histórica. 

mm8185-130321_01724_1800x1201

Columna de Trajano (113 d.C.) en el Foro de Trajano

IDENTIFICACIÓN.

Nos encontramos ante uno de los más impresionantes monumentos conmemorativos realizados durante la Roma Clásica, se trata de la Columna de Trajano o Columna Trajana, correspondiente a la época del Imperio Romano, concretamente al mandado de Marco Ulpio Trajano (98-117) y fue construida en torno al año 113. Se desconoce la identidad de su autor pero está situada en el Foro de Trajano, en Roma, que fue construido entre los años 107 y 112 bajo la supervisión del arquitecto Apolodoro de Damasco, aunque la Columna no se le atribuye a él. El Foro de Trajano es el más grande de Roma, el último de los foros imperiales al que se le “corona” con la impresionante Columna que tratamos en el presente comentario. Es una columna de 38,4 metros de alto, compuesta por veintinueve bloques de mármol de Luna y a la que se le estima un peso superior a las 1100 toneladas, es decir, el peso de algunos buques mercantes pequeños. Se trata de una columna conmemorativa, una pieza estructural que es en sí misma el edificio, no forma parte de ningún otro. Fueron muy comunes en Roma y sus principales objetivos eran conmemorar grandes gestas o la glorificación de un emperador. En el caso de la Columna de Trajano se conmemora la guerra contra los dacios, la cual se narra en los relieves del monumento.

DESCRIPCIÓN DE LA OBRA.

Nos encontramos ante un monumento original romano que tuvo una triple función entre los que se encontraba señalar dónde llegaba el monte desplazado por el foro, conmemorar la victoria contra los dacios a manos de Trajano y, a su muerto, albergar las cenizas del emperador.

Es una columna centenaria, es decir, una columna que tiene cien pies de altura. A pesar de tener un capitel adornado, la columna es de orden dórico. Entre sus características, como edificio o monumento, destaca su altura total de 38,4 metros, la base mide 1,7 metros de alto, el capital 1,16 metros de alto y el diámetro de la columna es de casi cuatro metros. La Columna se conserva prácticamente íntegra a pesar de los siglos que han pasado por ella, quizá lo más deteriorado se la base pero tanto la columna como el relieve de la misma se encuentran en un estado de conservación increíblemente bueno. La Columna pesa en torno a las 1100 toneladas y está compuesta por veintinueve bloques de mármol que pesan entre 25 y 77 toneladas cada uno, algunos de ellos situados en la parte superior de la Columna. En su día sostuvo en su parte más elevada una figura del emperador Trajano pero, a día de hoy, en ella se encuentra, desde el siglo XVI una estatua de San Pedro.

Pero, al margen de la monumentalidad y magnificencia de la Columna, en ella destacan sus relieves, los cuales narran las dos guerras que mantuvo Trajano contra los dacios, de las cuales salió victorioso y es por ello que se erige la Columna de Trajano. Estos relieves tienen un total de 200 metros de longitud en la Columna y son considerados los relieves más extensos de toda la Antigüedad.

COMENTARIO Y ANÁLISIS FORMAL.

La Columna de Trajano aúna en sí misma dos tipos de obras de arte. Por un lado estamos ante un edificio, un monumento, en forma de columna conmemorativa, con las características técnicas que hemos comentado anteriormente en la descripción de la obra y que formaba parte del conjunto arquitectónico-monumental del Foro de Trajano. Lo curioso de este tipo de construcciones es que, al igual que los arcos, no se trata de piezas estructurales de ningún edificio sino que se construyen con la única finalidad de narrar o conmemorar una hazaña por parte del emperador o algún otro personaje importante. En el caso de la Columna de Trajano no es únicamente una columna sino también un edificio ya que en su interior alberga una escalera de caracol que permite acceder a la parte superior, donde se encuentra la figura de San Pedro -y originalmente se encontraba la de Trajano-.

Pero lo realmente importante de la Columna de Trajano es su aspecto escultórico, es decir, extenso relieve. Este relieve narra las hazañas llevadas a cabo por Trajano en su luchas contra Dacia pero, al contrario de otros relieves Antigüos, en el relieve de la Columna de Trajano no se representan escenas violentas y se trata al enemigo con respeto. La ejecución del relieve es algo tosca, a pesar del realismo que se puede observar en algunas escenas así como la representación de uniformes y otros elementos.

columna_trajana_detalle

Emplea una perspectiva caballera, es decir, desde un punto de vista alto que permite al espectador observar mejor los acontecimientos que suceden en primer, segundo y tercer plano. Casi todas las escenas están profusamente decoradas, prácticamente no hay nada que no esté vacío. Las figuras que aparecen están, en muchos casos, en movimiento, con escorzos muy marcado, lo cual le suma dramatismo a la narración e introduce mejor al espectador. Es muy importante destacar también el grado de detalle que se logra en determinados tramos del relieve ya que nos muestra vestuarios, edificios, escenas paisajísticas… un relieve que parece tener una clara intención didáctica, un relieve histórico en el que, aparte de glorificar las hazañas de Trajano contra los dacios, se pretende enseñar Historia, tanto al espectador del momento como al actual. Es decir, un relieve que parece realizado para perdurar en el tiempo y que nunca se perdiesen en el olvido las guerras contra Dacia.

El relieve también destaca por su realismo, gracias al trato que se le da a las figuras que en él aparecen. Como comentaba al principio, estamos ante un relieve algo tosco pero, a pesar de ello, el relieve de la Columna hace un verdadero recorrido, no solo a nivel bélico, por todo lo que supusieron las guerras contra Dacia y en él los personajes no aparecen idealizados. Es muy importante también el uso que hace de la luz el relieve ya que cuando incide sobre él produce diferentes tipos de sombra que otorgan protagonismo a las figuras, perfilándolas. A día de hoy la obra carece de color pero hay estudios que admiten que en su día podría haber estado policromada.

CONTEXTUALIZACIÓN EN LA HISTORIA Y EN LA HISTORIA DEL ARTE.

A pesar de que la creación del Foro de Trajano estuvo coordinada por Apolodoro de Damasco, no hay ninguna referencia sobre él respecto a la impresionante columna que preside el foro: la Columna de Trajano, por lo que, a día de hoy, su autor es anónimo. Esta obra fue construida en el año 113 d.C., un momento en el que el Imperio Romano era, prácticamente, dueño y señor del mundo conocido y en el que gobernaba uno de los, considerados, más grandes emperadores de Roma: Trajano, emperador con el que el Imperio alcanzó su máxima extensión en el año 117.

Fue una época de expansión, de victorias, en definitiva, una época de auge para el Imperio Romano, Una época en la que se sentaron las bases de lo que popularmente conocemos como Roma Clásica. Con Trajano Roma se expandió notablemente y fue una época de guerras, de grandes conquistas. Fue la época en la que se luchó contra los dacios en las Guerras Dacias, que durarían del 101 al 106, con una interrupción entre ambas. Se expandió hacia el Este, hacia las regiones de Petra, Jordania o parte de Arabia Saudí. Y también luchó contra los partos, lucha que tuvo que abandonar, a pesar de las victorias, debido a su estado de salud y a la constante sedición que se vivía en los territorios conquistados.

Pero con Trajano no hubo solo guerras, Trajano también fue un gran impulsor de las obras públicas las cuales transformaron completamente todo el Imperio, no solo Roma. Junto con Apolodoro de Damasco -responsable del Foro de Trajano- se llevaron a cabo multitud de obras. También reforzó la red viaria así como se dio paso a una profunda restauración de las calzadas romanas. Entre las obras públicas destacan el célebre puente de Alcántara, obra indiscutible de la ingeniería romana, el foro de Trajano en Roma, el Arco de Trajano en Ancona y, por supuesto, la obra que ocupa nuestro comentario: la Columna de Trajano, en la cual se narran los acontecimientos de las Guerras Dacias.

La Columna de Trajano marcó un antes y un después en el terreno de la arquitectura y el relieve. No tiene ningún precedente directo “puro” y marcó las pautas que posteriormente seguirían otras columnas conmemorativas, tanto en Roma como fuera de Roma e incluso fuera del período cronológico de la Antigüedad. Ejemplo de ello puede ser la Columna de Marco Aurelio -que abandona el tono comedido que existe en la de Trajano-, la Columna Vendôme en París -erigida por Napoleón a imagen y semejanza de la de Trajano- o la Columna del Congreso en Bruselas.

Es innegable la trascendencia que ha tenido una obra como la Columna de Trajano, una obra con múltiples facetas que van desde la didáctica, a la propagandística, por supuesto la artística e incluso la religiosa.

BIBLIOGRAFÍA.

BLÁZQUEZ, J.M. Las res gestae de Trajano militar. Las guerras dácicas. PDF Dialnet-LasResGestaeDeTrajanoMilitar- 1416862, Aula Virtual UDIMA. pp. 2-6

GLUZMAN, G. La Columna de Trajano. Nuevas aproximaciones al estudio de las técnicas constructivas y al análisis simbólico-conmemorativo del monumento. PDF Columna de Trajano, Aula Virtual UDIMA.

ARTEHISTORIA, Columna de Trajano (Roma) [Consulta 20-12-2014]. Disponible en: http://www.artehistoria.com/v2/obras/8179.htm

VALDEARCOS GUERRERO, E. La Columna Trajana [Consulta 20-12-2014]. Disponible en: http://iesjorgejuan.es/sites/default/files/apuntes/sociales/historiadelarte2/tema4arteromano/4.9_comentario_columna_trajana.pdf